“Basta con la storia dell’armadio!”